O como ser antiguo y nuevo a la vez.

San Fermines, uno de esos instantes en los que todo el mundo casi al unísono gira la cabeza hacia esta pequeña ciudad. Pamplona. Fiestas que han ido mutando a medida que han pasado los años. Al igual que mi disfrute y percepción de las mismas.

Este ha sido el primer año que me he perdido el famoso Txupinazo, después de décadas de asistencia. En el pasado para mi hubiese sido impensable (salvo causa de fuerza mayor). Siempre me las apañé para estar, y “darlo todo” como se suele decir.

Pero este año no tenía ganas. Cada año se convertía más real y presente la pregunta del ¿para qué? ¿por qué? Y al no saber responderla, iba careciendo de sentido el acudir a la misma, de formar parte de la fiesta. Además este año me coincidían las fechas con otro suceso igual de maravilloso e importante para mi, el concierto de Aerosmith, en su gira de despedida (al cual tuve la fortuna de acudir, y del que os hablaré más adelante, junto con el resto de eventos musicales disfrutados).

Como podéis observar, no tenía muchas ganas de San Ferminespero hubo unos maravillosos seres humanos que alteraron mi parecer. Cuatro para ser exactos. Cada uno a su manera, pero todos me hicieron partícipe de su alegría, de su emoción, su amor y de su disfrute por poder estar aquí, en este lugar, y en ese momento.

Diego (Dieguito ya para mi, con su permiso), Wally, Lucia y Pooja. Los 3 primeros de Argentina y la última, de Estados Unidos, me re-descubrieron las fiestas. Pude disfrutarlas desde sus ojos, ávidos de capturar cada detalle, de experimentar cada momento de esta fiesta para ellos nueva y fresca, además de aprender de sus propias realidades. Un intercambio cultural en toda regla.

IMGP3434.jpg
Después de 7 intentos… ni tan mal

De la mano de Wally, entre paseo y paseo, aprendí lo que es “el mate” (quizá vosotros ya sepáis de su existencia, pero en mi caso fue mi primer y maravilloso contacto con el mismo), compartió también mucha información de su tierra (con sus luces y sus sombras, como en todo lugar) y curiosamente, de la que es mía de manera originaria (Ecuador, al que llama orgulloso, “su segunda casa”).

IMGP3369.jpg
Mate en tierras lejanas…

Dieguito me reafirmó en lo que yo ya practicaba y suponía: la vida esta hecha para vivirla, con toda la carga emocional que proceda en cada momento, con toda la fuerza posible (aunque ello implique perderse en varias ocasiones, o coquetear directamente con el peligro, ¡mis respetos señor!).

IMGP3418.jpg
Dieguito, entre desaparición y desaparición… Lu observa por dónde puede perderse…

Lucía me demostró que el talento se impregna en los genes, estando la música presente de manera directa en su vida, entonó alguna que otra canción, haciendo gala de una voz melodiosa y con ese acento tan encantador autóctono de su país. Me considero afortunado de haberla podido oír en los ratos en los que no se escondía tras su velo de timidez. ¡Y de disfrutar de su agudo sentido del humor!

IMGP3341.jpg
Detrás de esa sonrisa pícara hay una gran voz

Y Pooja… qué puedo decir de ti Pooja… la hermana que siempre quise y nunca tuve. Gracias por el valor que con tus historias y vivencias has demostrado en cada momento, por estar “fuera del sistema” y sobre todo por tu habilidad de convertir lo cotidiano en extraordinario. Aun quedan ecos de tu energía resonando por aquí…

IMGP3423.jpg
Ella prefiere ver las cosas desde otro punto de vista

Tampoco me puedo olvidar de todos los que hicieron de mis horas de trabajo más llevaderas. Una fiesta sin música es impensable, por ello doy las gracias a Rodrigo (www.factoriadj.com), por hacernos bailar a todos cada noche, escogiendo de manera bastante acertada y “para todos los públicos” una mezcla de grandes canciones de ayer y de hoy (jamás reconoceré haber movido el esqueleto como si la vida me fuera en ello con el Wannabe de las Spice Girls, o el Everybody de los Backstreet Boys, no era yo… era uno que se parecía mucho a mi)

IMGP3763.jpg
Un hombre. Cientos de personas con ganas de bailar…

Seguido a la música, la seguridad es lo primero, por ello debo dar las gracias a Gonzalo por su buen hacer, y su paciencia! gracias a el y el resto del equipo de seguridad por supuesto, pudimos disfrutar todos sin mayor preocupación que no parar de bailar.

Gonzalo Seguridad.jpg
¡Tremendo profesional! y si, las visitas de amistades ayudan a llevar el turno

Los señores y señoritas camareros/as parte fundamental igualmente a la hora de no dejarnos morir de sed, desempeñaron su labor igual de bien para 10 que para 100, siempre con educación y con una sonrisa como carta de presentación. Gracias a vosotros también!

IMGP3743.jpg
Por su expresión y buen ánimo parece mentira pero… ¡eran las 2 de la mañana!

Y por último, como era inevitable, gracias a Nestor, artífice de que otro año más, esté al pie del cañón (o del toro en este caso) con Redbull compartiendo palestra con el maravilloso equipo anteriormente citado. Gracias por la confianza depositada, y por el valorar el trabajo de todos en estos tiempos “tan difíciles” para el sector.

IMGP3525.jpg
El maestro de ceremonias. Siempre atento. Siempre dispuesto. ¡Gracias Nestor!

En definitiva, gracias a todos por hacer de estos San Fermines unos muy especiales para este servidor. Me despido con el pensamiento de que ya queda menos para los San Fermines de 2018….

¡Viva San Fermín!

P.D.
No me olvido de ti! La foto portada de esta publicación. Muchísimas gracias por dejar de lado la celebración durante un rato, y compartir tu tiempo y por tus ganas. Un placer como siempre Nore, mi chica RedBull 2017. ¡Un besico enorme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: