O quizá no. Como todo en esta vida, depende de la referencia que utilicemos. Pero el caso es que ya tocaba volver a publicar. La verdad, tenía ganas. Pero no me ubicaba en el espacio-tiempo para ponerme a ello. Para tomarme ese rato de intimidad, calzarme el traje de buceo e ir acto seguido en busca de todos esos pensamientos y reflexiones que se alojan en mi mente.

Supongo que en parte me daba pereza, ya que en esta nueva etapa en la que me hallo inmerso, la cantidad de vivencias y anécdotas que se han generado, son enormes. Y plasmar y organizar todas… se me hace un poco bastante cuesta arriba.

Por otro lado quizás tenía miedo, ya que cada vez que escribo algo, en cierto modo queda constatado en forma de pasado, reducido a “caracteres digitales”.

Y cuesta desprenderse, soltar. No solo vienes materiales, o relaciones personales… incluso los recuerdos que rondan la mente. Lo cierto es que creo que esa labor es de por vida, hasta conseguir hacerlo de manera innata y… ¡vaya! ya me estoy desviando.

El caso es que la idea de retomar la escritura estaba ahí, como una espina en el cerebro. De igual manera, vosotros/as queridos lectores, os habéis encargado de recordármelo. Con vuestros mails, llamadas, mensajes, comentarios en persona… y por supuesto, los que visitáis de manera relativamente anónima la página buscando algún tipo de actualización…

Os agradezco corazón en mano todo ello.

La verdad no sé por dónde empezar… pero supongo que esto ya de por sí es un comienzo, así que debería mostrarme más tranquilo al respecto.

En este tiempo de ausencia virtual, he podido dar fe nuevamente de lo que ya había vivido en mis carnes en anteriores ocasiones y en las de mis allegados. La levedad de todo lo que nos rodea. De la vida misma. Y nuestra rebelión (más o menos acentuada en algunos casos) a la hora de aceptar esta cuestión.

Cómo las circunstancias pueden tornarse (según se mire) en contra/a favor, en un instante.

Cómo los nunca se convierten en quizás. Y estos últimos, en certeza.

Cómo nos vamos dibujando y desdibujando incesantemente, dejando de manera irremediable más y más surcos, sobre nuestro yo.  Como los que quedan en un papel usado por un niño al cual la inconsciencia sumada al vigor de su edad, le hacen apretar con fuerza (de manera innecesaria) la punta del lápiz…dejando realmente complicada la labor de borrar nada después. Al menos del todo.

Quedando siempre una mancha, un recuerdo de la intención primigenia. No es algo de que avergonzarse, Tampoco nada negativo. Más bien es bello. Increíblemente hermoso. Cada cicatriz es una historia, en la que pusimos todo de nuestro ser.

¿Que puede haber más loable que eso?

Puede dar la impresión de que con el paso de los años, esa misma intención, ese nervio que nos ha marcado tantas veces, con el que nos movíamos inicialmente, se haya desvanecido para no volver, pero como reza el principio físico, la energía no se crea ni se destruye, se transforma.

De nosotros y nuestro interés en el auto-conocimiento y crecimiento personal cae la responsabilidad de saber en qué. En mi caso puedo decir con cierta satisfacción que ha sido en paciencia, en calma. En asertividad y empatía.

Siendo consciente de que no hay prisa de llegar a ningún sitio. No hay carrera, ni tampoco meta. La máxima en mi día a día de hoy es: libertad.

Y desde esta nueva “perspectiva isométrica” os narraré como hacía antes, mis pensamientos, vivencias, y todo lo que pulule por esta “cabecita loca”, esperando que de igual modo, os enseñen, ayuden, o sencillamente diviertan en el momento en el que los/as hagáis vuestros.

Un cariñoso saludo.

IMG_2395
Con paciencia, con calma… disfrutando de cada trazo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: